“INVISIBLE”: UNA PELÍCULA SOBRE EL PRODUCTO ES LA FIBROMIALGIA

Amy Schaeffer
Nick Demos, productor y director ganador del premio Tony, tiene una misión – que quiere hacer el diagnóstico, tratamiento y consecuencias de por vida para la Fibromialgia conciencia del mundo. Se ve afectado personalmente por la fibromialgia: su madre, una mujer que vive con fibromialgia, observó la ausencia de dolor, las ramificaciones sociales y algunas respuestas. Él está en una misión para descubrir las experiencias de otras personas con fibromialgia, incluyendo a las personas por lo general no se considera que tienen el síndrome de dolor crónico, incluyendo un joven atleta. Dijo que es importante tomar antes de la fibromialgia con la esperanza de obtener respuestas.
“Nos preguntamos todos los que respondieron a esta película:” ¿Qué es la fibromialgia? “La respuesta no es consistente, y para aquellos que no lo hacen, hay una falta de urgencia para encontrar la respuesta.
De acuerdo con Demos, resultados hasta la fecha indican que los enfermos de fibromialgia están sujetos a un sistema de asistencia a la salud y la demografía roto como el acceso a la educación y los factores socioeconómicos en el juego, según el informe nacional de dolor. En su película, habla con personas de diferentes orígenes, etnias y grupos socioeconómicos, pero se encontró con temas comunes para todos los participantes, dijo.
“Las enfermedades que nadie ve aún más las enfermedades que pueden desencadenar o ser desencadenados por todas estas otras condiciones que son realmente fatales. Fibromialgia aún debe ser la estrella, ya que no te mata en el sentido técnico. Pero los de la comunidad fibromialgia le dirá la deteriorándose este síndrome puede ser si no reciben la empatía, educación, estilo de vida y el apoyo de la comunidad todos sus homólogos mortales ya obtenidos. Sigue siendo controvertido, aunque millones prueban que la enfermedad es real y generalizada. ”
La película está programado para ser lanzado en 2017 y entrará en varios festivales el próximo año, dice Demos. Hasta ahora la película ha sido regalo basado enteramente, por lo general en pacientes con fibromialgia y grupos que están dispuestos a hacer tomar conciencia fibromialgia. Este síndrome ha sido designada como una “enfermedad difícil de alcanzar”, como dolor de cuerpo crónica. Se caracteriza por dolor crónico, todo el cuerpo, dolor de cabeza, trastornos del sueño y cambios de humor. La fatiga asociados con la fibromialgia puede ser debilitante, así, y conduce a síndrome de fatiga crónica dificultad para distinguir la fibromialgia.
Es una enfermedad que causa la malformación o la amenaza a la vida a través de medios físicos, aunque los pacientes con fibromialgia y otras enfermedades crónicas dolorosas son más propensos a quitarse la vida. Las personas con fibromialgia describen las precipitaciones en forma severa: dificultades de relación, dificultades para realizar muchos puestos de trabajo, la inestabilidad financiera y estado de ánimo depresivo. Aunque no se sabe la causa exacta de la fibromialgia, algunos investigadores creen que se debe a los niveles de sustancias químicas en el cerebro y puede ser de origen genético, como parece ser hereditaria. Las mujeres son más propensos a ser afectados, aunque el síndrome también puede afectar a los hombres.
Aunque los tratamientos están disponibles, tales como Lyrica y Cymbalta drogas, ningún fármaco parece ser la respuesta para cada uno, y puede tomar tiempo y ensayo y error significativo para averiguar qué medicamentos funcionan para los pacientes y las dosis que necesitan . Cuidar de sí mismo es una parte importante del tratamiento de los síntomas de la fibromialgia, como descansar lo suficiente, comer alimentos nutritivos y evitar las circunstancias que causan estrés excesivo o energía emocional. Esto puede ser un reto para muchas personas debido a obligaciones de la vida y los síntomas alrededor de la propia enfermedad.

Muchas personas que tienen la enfermedad se sienten aislados y mal entendido ya que el síndrome es invisible para los demás y no está bien entendido por cualquier persona, incluyendo muchos médicos. Usted espera que su película puede educar a la gente y dar a conocer este síndrome debilitante.

Sensibilidad a la temperatura en la fibromialgia y síndrome de fatiga crónica

Las reacciones extremas a la caliente y fría

LOS HOMBRES CON SÍNTOMAS DE FIBROMIALGIA SON MENOS DIAGNOSTICADOS

¿Qué sucede con los hombres con síntomas de fibromialgia ?

La fibromialgia es una enfermedad compleja en su diagnostico y tratamiento. Aún no hay una prueba para su diagnóstico, no hay cura y muchos síntomas de fibromialgia – dolor, fatiga, problemas de sueño y problemas de memoria y humor – pueden superponerse o confundirse con otras enfermedades.

Los hombres con síntomas de fibromialgia son menos diagnosticados

Un nuevo estudio de la Clínica Mayo sugiere que muchas personas que tienen fibromialgia, especialmente los hombres, no son diagnosticados, por tanto los hombres con síntomas de fibromialgia son menos diagnosticados. Los hallazgos aparecen en la edición en línea de la revista Arthritis Care & Research.

Es necesaria más investigación, sobre todo por qué los hombres que informan sobre síntomas de fibromialgia recibian un diagnóstico de fibromialgia por debajo de las mujeres que se les diagnosticaba, dice el autor principal Ann Vincent, M.D., director médico de la Clínica Mayo de la Clínica de Fibromialgia y Fatiga Crónica.

No se piensa que los hombres con síntomas de fibromialgia la tenga

“Es posible que los médicos no piensen en este diagnóstico cuando se encuentran cara a cara con un paciente varón con dolor y fatiga musculoesquelética”, dice el Dr. Vincent. “Estos hallazgos necesitan de más estudios”.

Los investigadores se centraron en el condado de Olmsted, Minnesota, centro de un completo conjunto de registros médicos conocido como el Rochester Epidemiology Project, y utilizó varios métodos para tratar de obtener el número de personas mayores de 21 años con fibromialgia.

Un estudio, dos métodos para identificar enfermos de fibromialgia

Utilizaron el proyecto de epidemiología para identificar a 3.000 pacientes que parecían tener fibromialgia. Aproximadamente un tercio tenía un diagnóstico documentado de fibromialgia. Eso representó el 1,1 por ciento de la población del condado de Olmsted de 21 años o más.

En el segundo método, los investigadores encuestaron aleatoriamente a los adultos del Condado de Olmsted usando los criterios de la encuesta de investigación sobre fibromialgia del Colegio Americano de Reumatología.

Los criterios incluyen los signos distintivos de la fibromialgia: dolor generalizado, fatiga, sensación de de rigidez después de despertarse, problemas de memoria, pensamiento claro y depresión o ansiedad, entre otros síntomas. De los 830 que respondieron a la encuesta, 44, o el 5,3 por ciento, cumplieron esos criterios, pero sólo una docena de ellos habían sido diagnosticados con fibromialgia.

Las cifras de los estudios superan los diagnósticos oficiales

Según los resultados del estudio, los investigadores estiman que el 6,4 por ciento de las personas de 21 años o más en el condado de Olmsted tienen fibromialgia, mucho más de los diagnosticos oficiales.

La fibromialgia es más común en las mujeres, pero los hombres también pueden padecerla.

La discrepancia entre el número de personas que informaron síntomas de fibromialgia y el número realmente de diagnosticados con la enfermedad fue mayor entre los hombres, según el estudio. Veinte veces más hombres parecían tener fibromialgia basada en las respuestas a la encuesta con la que se había diagnosticado, mientras que tres veces más mujeres informaron síntomas de fibromialgia.

“Es importante diagnosticar la fibromialgia porque tenemos tratamientos eficaces para el trastorno”, dice el coautor Daniel Clauw, MD, director del Centro de Investigación de Dolor Crónico y Fatiga de la Universidad de Michigan.

Los estudios también muestran que el diagnóstico adecuado de las personas con fibromialgia reduce los costes en atención médica, porque a menudo necesitan mucho menos pruebas de diagnóstico y menos remisiones buscando la causa de su dolor, dice el Dr. Clauw.

THE BRAIN BUILDS PAIN

The brain builds pain. Fibromyalgia have already observed brain changes in recent studies and previous research by using advanced imaging techniques.

Pain in any part of the body is actually “built” in the brain from the information that the body sends you, and when chronic appears to be caused by “brain changes,” according to a study published Wednesday in the journal Nature Communications.

The brain builds pain

This conclusion came a team from the Institute of Cognitive Sciences at the University of Colorado at Boulder (United States), which holds that the brain can “feel” pain in several ways, with varying degrees of intensity, even if the body stimulus It remains constant.

A recent US study found that pain anywhere in the body is “built” from the information the agency sends

chronic pain and hypersensitivity to pain

The finding help understand chronic pain and hypersensitivity to pain, hoping to find better clinical solutions for these ills, concluded the authors of the study, Woo Choong-Wan and Tor Wager doctors.

“Pain is more than just a passive response to stimuli. The brain actively contributes to pain, building it through various neural systems , “Woo said.

The researchers developed a model based on brain analysis obtained by magnetic resonance imaging (MRI) which predicts the pain a person feel regardless of stimulus received by the brain.

In other words, the pain that one experiences depends on the interpretation that the brain does signal that the body sends you. And that interpretation is performed in areas of the brain (such as the ventromedial prefrontal cortex, nucleus accumbens and hippocampus) not traditionally associated with pain .

It is, however, the brain areas that determine the meaning of experiences and feelings, painful or not.

Using these brain activities, or “markers”, researchers can anticipate different levels of pain that a person will experience no matter the intensity of the stimuli.

Independent pain patterns stimulus intensity

Researchers called the “markers” for them discovered as ” pain patterns Independent stimulus intensity ” (SIIPS1, in English).

Wager, Department of Psychology and Neuroscience at that university, he pointed out that chronic pain appears to be caused by “brain changes,” precisely in areas now identified in the investigation.

The brain builds pain, study images

Therefore, Wager said, the SIIPS1 model lead to “develop options for preventing and treating” chronic pain . But to reach that goal will be further research because the subject, according to Woo, has just begun to be studied.

Receive the latest information

FIBROMIALGIA Y DOLOR DE PIES

¿Tienes fibromialgia y dolor de pies? El dolor de pies en fibromialgia puede llegar a ser muy limitante con un dolor que puede impedir poner la planta de los pies en el suelo.

Fibromialgia y dolor de pies una conexión

Los dolores en fibromialgia se amplifican, la fascitis plantar es un problema relacionado con los músculos por lo que la amplificación del dolor puede llegar a hacer que sea limitante. El  dolor de pies en fibromialgia y sus limitaciones estan más que justificadas (sí lo estás sufriendo tu recuperación puede que sea más lenta y dolorosa). Sí has desarrollado un dolor muy intenso en el talón o la planta del pie y no te has dado ningún golpe puede que sea debido a una fascitis plantar.

La fascitis plantar es la inflamación del tejido grueso en la planta o parte inferior del pie. Este tejido se denomina fascia plantar y es el que conecta el calcáneo a los dedos y crea el arco del pie.

La fascitis plantar se origina por continuos traumatismos en la marcha, sobreestiramiento del tendon de Aquiles, por zapatos inadecuados y sobrecarga de trabajo en la zona. El dolor de la fascitis plantar se caracteriza por dolor en la zona por la mañana consecuencia de la rigidez del pie durante el sueño.
El tratamiento si tienes Fibromialgia y dolor de pies debido a una fascitis plantar (consecuencia de los problemas musculares propios de la FM) pasa según la intensidad del dolor, desde analgésicos, antiinflamatorios, recuperación mediante fisioterapia o inyectar en la zona directamente tratamientos para atenuar el dolor.

Recuerda la fascitis plantar es un problema muy común , si sufres fibromialgia el dolor puede ser más intenso o recuperarte más lentamente, sólo es cuestión de tiempo. El médico puede ponerte un tratamiento sin la necesidad de ninguna prueba de imágen

Prevenir en Fibromialgia el dolor de pies

Sí quieres saber como evitar el dolor de pies puedes evitar todos estos desencadenantes. Te ayudarán a adoptar medidas para evitar futuras crisis en Fibromialgia y dolor de pies.

Factores de riesgo

  • Problemas con el arco del pie (tanto pie plano como arco plantar alto).
  • Obesidad o aumento repentino de peso.
  • Correr largas distancias, especialmente correr cuesta abajo o sobre superficies desiguales.
  • Aumento repentino de peso.
  • Tendón de Aquiles (el tendón que conecta los músculos de la pantorrilla al talón) tenso.
  • Zapatos con soporte de arco deficiente o suelas blandas.

Fascitis plantar y espolón ¿Existe relación?

Se piensa conmumente que la fascitis plantar es causada por un espolón en el talón, pero las investigaciones han determinado que esto no es así. En las radiografías, se observan espolones en el talón en personas con y sin fascitis plantar.

SINDROME DEL TÚNEL CARPIANO Y FIBROMIALGIA

Es muy común la relación entre Sindrome del túnel carpiano y fibromialgia, esto daría lugar a que muchos pacientes podrían identificar  la relación de padecer síndrome de tunel carpiano en fibromialgia, y como la sensibilización central presente ofrece un peor pronóstico en la recuperación.
En este articulo se pretende abordar que es el síndrome de tunel carpiano, además de su posible relación con la enfermedad de fibromialgia mediante investigaciones clínicas.

Sindrome del túnel carpiano y fibromialgia

¿Qué es el sindrome del túnel carpiano?

El síndrome del túnel carpiano es una enfermedad que produce daño del nervio mediano. Si existe, por cualquier causa, un aumento de la presión dentro de ese túnel carpiano se puede producir una lesión en dicho nervio.

Los casos leves pueden evolucionar favorablemente con tratamiento mediante inmovilización de la muñeca o con la inyección de corticoides. En casos más avanzados, la solución siempre es quirúrgica, liberando el nervio atrapado en el túnel del carpo.¹

Síntomas del síndrome del túnel carpiano

Generalmente los síntomas comienzan gradualmente. Ardor y hormigueo frecuente o entumecimiento con picazón en la palma de la mano y los dedos, especialmente el pulgar, el índice y dedo medio. Algunas personas que padecen el síndrome de túnel carpiano dicen que sus dedos se sienten inútiles e hinchados, aún cuando no es casi aparente la inflamación. A menudo los síntomas aparecen primero en una o ambas manos durante la noche, ya que muchas personas duermen con las muñecas flexionadas.

Una persona con el síndrome del túnel carpiano puede despertarse con la necesidad de “sacudir” la mano o la muñeca. A medida que los síntomas empeoran, las personas pueden sentir hormigueo durante el día. La disminución en la fuerza de agarre podría dificultar cerrar el puño, asir objetos pequeños, o realizar otras tareas manuales. En casos crónicos y/o no tratados, los músculos en la base del pulgar podrían atrofiarse.

Algunas personas no pueden discriminar entre calor y frío al tacto.²

Estudio relaciona Sindrome del túnel carpiano y fibromialgia como una sensibilización central al dolor

Avances neurofisiológicos en el síndrome del túnel del carpo: proceso de sensibilización central o neuropatía local

Introducción.

El síndrome del túnel del carpo (STC) se considera como un ‘simple’ atrapamiento del nervio mediano en el túnel del carpo. En la última década, varios estudios han revelado la existencia de distintos mecanismos de sensibilización periférica y central dentro de este síndrome.
Sindrome del túnel carpiano y fibromialgia

Objetivo.

Revisar la neurofisiología de la sensibilización central y periférica aplicada en el STC y sus repercusiones clínicas.

Desarrollo.

Diversos estudios han mostrado que sujetos con STC presentan alteraciones somatosensoriales y de conducción tanto en zonas inervadas por el nervio mediano como en zonas no relacionadas con el nervio: los pacientes con STC muestran una hiperalgesia mecánica y térmica generalizada y bilateral, incluso con síntomas unilaterales. A su vez, también muestran alteraciones generalizadas en la percepción de vibración (parestesia), alteraciones en la función motora fina y cambios en la corteza somatosensorial. Estas evidencias corroboran la presencia de un proceso complejo de sensibilización periférica y central en el STC, lo que podría constituir un factor pronóstico negativo para su correcto abordaje terapéutico.

Conclusiones.

Los avances en neurociencias de los últimos años confirman la presencia de un proceso de sensibilización central en el STC. Lo cual justificará la necesidad de un replanteamiento de los programas de tratamiento, tanto conservador como quirúrgico. A su vez, este proceso de sensibilización central podría desempeñar un papel determinante como factor pronóstico en el abordaje de estos pacientes.

Ejercicios para síndrome de tunel carpiano

Sí estás empezando a desarrollar sindrome de túnel carpiano y fibromialgia aquí tienes unos ejercicios para controlar las molestias y el dolor:

MEDIR LA SEVERIDAD DE LOS SÍNTOMAS EN FIBROMIALGIA Y SFC/EM

Con la lectura de este articulo Medir la severidad de los sintomas en Fibromialgia y SFC/EM el enfermo se puede dar cuenta como la misma enfermedad puede afectar de forma diferente a dos personas, como la terapia ha de ser adaptada e individualizada para cada enfermo, como el deporte a mi me puede ayudar y “no entiendo por que no le funciona a otros enfermos”. Como darle el valor a la fuerza de voluntad para la superación de los síntomas de la enfermedad no es válido para tod@s. Aqui se muestra como se pueden sufrir los síntomas y como la medicina conocedora de ello ha establecido a todos los niveles la división de enfermos según diferentes parametros.

El fundamento de “mi vecin@, amig@,herman@ lo lleva muy bien….”. Claro rasgo de discrimación a todos los enfermos del colectivo

Dr. Joaquim Fernández Solà
Consultor Sénior de Medicina Interna Coordinador de la Unidad de Fatiga Crónica Hospital Clínic. Barcelona Profesor agregado de Medicina, Universidad de Barcelona

Desde la definición conceptual y establecimiento de los criterios clínicos de diagnósticos del síndrome de fatiga crónica (SFC) (CUMBRE G93.3) y de la fibromialgia (FM) (CUMBRE M79.0) ahora ya hace más de 18 años. Además de contar con los varios adelantos en el conocimiento clínico y fisiopatológico de estas enfermedades, se vio que no todos los enfermos presentaban un mismo grado de afectación.

Claro está que hay enfermos con FM y/o SFC más graves que otros; también hay oscilaciones de la enfermedad en un mismo paciente. Esto hace que tenga periodos mejores que otros, pero la pregunta es la siguiente:

¿Cómo se debe valorar este grado de afectación?

Debemos tener en cuenta que, aunque el SFC y la FM son dos enfermedades que provienen de una misma disfunción neurológica, afectan predominantemente dos esferas diferentes de la persona:

1) La esfera del DOLOR en la fibromialgia
2) La esfera de la FATIGA física o neurocognitiva en el síndrome de fatiga crónica

Por lo tanto, la valoración de afectación en FM irá dirigida a medir la intensidad y repercusión del DOLOR.
En el SFC se debe valorar la FATIGA en su repercusión tanto a nivel físico como neurocognitivo.

Por otra parte, la valoración funcional es una evaluación que comprende una suma de factores querepercuten sobre el conjunto de la salud y de la calidad de vida de los enfermos y que pueden depender de otras variables diferentes de la enfermedad y también de la presentación de otras dolencias que coexistan con el SFC y la FM.

¿Son mensurables la fatiga y el dolor?

Debemos partir de la base de que todavía no disponemos de marcadores específicos de ninguna de estas dos enfermedades ni tampoco de sus respectivos síntomas (fatiga y dolor).
Por lo tanto, no podemos basar la valoración funcional en un único marcador.
De hecho, en la última reunión de la Sociedad Internacional de SFC (IACFS/ME) de Reno, USA, el pasado marzo de 2009, una de las principales propuestas fue la búsqueda de marcadores (en plural) de esfera clínica, neuropsicológica, bioquímica, inmunológica o endocrinológica que nos permitan ser más objetivos en la valoración de estas enfermedades.

Se ha dicho siempre que el dolor es un síntoma

y, por lo tanto, una percepción subjetiva de la persona ante una situación. Se ha intentado medir el dolor con escaleras analógicas (EVA), con técnicas de provocación (la presión que se hace sobre los puntos fibromiálgicos sería un ejemplo), o con aparatos más sofisticados como esfingomanómetros o los algiómetros, que dan un umbral de precipitación del dolor.

Más recientemente, las técnicas de resonancia nuclear magnética funcional (RNMf) permiten valorar las áreas del cerebro que se activan ante un estímulo doloroso, pero no se ha llegado a ningún consenso objetivo para su medida, hasta elpunto que la sabiduría popular dice que “no hay dolor bueno”, pero, en todo caso, “no hay mejor dolor que el dolor que sufren los demás”. Igual sucede con la fatiga.

¿Cómo podemos demostrar que aquella persona que dice que está fatigada no puede hacer más actividad?

Igualmente, se ha intentado hacer pruebas de esfuerzo físico empleando una cinta mecánica. También bicicleta o aparatos similares. Hasta el momento, aun cuando se ha intentado complementar estas técnicas con medidas de consumo de oxígeno (VO2 / VO2 Max) de carga de trabajo total realizado (METs) y compararlo con población control, tampoco, se han podido establecer protocolos fiables de medida. Estas pruebas están sometidas a mucha variabilidad y no todos los enfermos las pueden hacer bien. Por ello, las sociedades científicas internacionales tampoco proponen, por el momento, hacer pruebas de esfuerzo para medir la fatiga.

A nivel neurocognitivo

se pueden ver esferas afectadas por la fatiga (memoria de retención, la atención y la concentración entre otras) y se puedan también comparar los resultados de un enfermo con la población afectada de similar edad y género. El mejor test de valoración neurocognitiva de la fatiga es el WAISS III. Pero este hecho no deja de ser una aproximación más a un problema complejo. Se ha intentado visualizar las deficiencias de actividad o de perfusión cerebral con pruebas funcionales como la RNMf o la PEDO-scan (tomografía por emisión de positrones).

Aun cuando en estas pruebas se encuentran alteraciones del funcionamiento cerebral, de nuevo no son ni específicas para definir la enfermedad ni suficientes como para valorar el grado concreto de afectación.

Y entonces, si no todos los enfermos son iguales, pero no tenemos buenas herramientas de medida que nos permitan diferenciar los casos leves de los más graves…

¿Cómo debemos hacer la valoración funcional en SFC-FM?

Esta pregunta no tiene respuesta única ni consensuada con la comunidad científica a día de hoy. Cada grupo de trabajo ha establecido herramientas que le parecen las más útiles.

Se han propuesto cuestionarios que evalúan el impacto de la fatiga y de la fibromialgia.

Así, existe la Escala de Impacto de la FATIGA (FIS), (Fish JD, 1994) .Analiza 40 ítems o la escala de valoración multifuncional de la fatiga (MAF). También se ha generalizado mucho la escala de impacto de la fibromialgia– Fibromialgia Impact Questionaire (FIQ), que puntúa el grado de intensidad del dolor en siete escalas diferentes y un cuestionario.
Pero estos cuestionarios son autoadministrados, con las connotaciones y limitaciones metodológicas que suponen. En nuestra unidad consideramos que al SFC, igual que pasa con otras enfermedades importantes como pueden ser el cáncer, el SIDA, la insuficiencia cardíaca o enfermedades reumáticas como la artritis reumatoide, lo que cuenta en último término es la CALIDAD DE VIDA DEL ENFERMO.

La calidad de vida del enfermo

es el parámetro base de definición del término SALUD por la OLMS. Se puede evaluar con cuestionarios validados. El más conocido es el SF-36 (Medical Outcomes Study Short Form).

Valora ocho esferas diferentes que comprenden la función física, rol físico, dolor corporal, salud general, vitalidad, función social, rol emocional y salud mental.

Se pueden comparar los valores obtenidos en SFC con la población control no afecta de esta enfermedad o con otras enfermedades. el SFC afecta marcadamente la calidad de vida de los enfermos, y que muchos de estos parámetros están entre el 20-30% de lo que tiene la población control sana.

En teoría, una persona sana, tendría que estar al 100% de estos parámetros. Como peor sea el SFC, peor calidad de vida tendrá el enfermo. Y esto se puede trasladar finalmente aplicando este tanto por ciento de afectación de la calidad de vida a una escalera sencilla de 4 grados sucesivos (I, II, III y IV), hecha con criterio clínico.

Esta escala la propusimos desde nuestra Unidad al CATSALUT cuando hicimos el protocolo clínico. Esta fue propuesta de Unidad Funcional de SFC al Hospital Clínic el año 2003 y fue aceptada. Debemos decir que no todo el mundo la utiliza, pero se ha generalizado bastante su uso. Se emplea en enfermedades parecidas al SFC como puede ser la artritis reumatoide (Hochberg MC, 1991).

La escala CLÍNIC consiste en dividir a los enfermos con SFC en IV diferentes grados de afectación funcional según la repercusión de su fatiga en la calidad de vida:

GRADO 1: el enfermo presenta fatiga ocasional u oscilante, sin limitación significativa en la actividad laboral y en las actividades de vida cotidiana (AVQ).
GRADO II: presencia de fatiga persistente, oscilante pero sin mejora, con marcada repercusión en la actividad laboral y también en los AVQ.
GRADO III: fatiga marcada que no permite ni ocasionalmente hacer ningún tipo de actividad laboral y que limita en más de un 80% la autonomía y las AVQ.
GRADO IV: fatiga extrema que precisa la ayuda de otras personas para las actividades personales básicas y que imposibilita la autonomía y las AVQ.

En el grado 1,

el enfermo sólo presenta limitación funcional en algunos momentos de su actividad, sobre todo al hacer sobreesfuerzos físicos o mentales. Permite hacer una vida casi normal: con algunas limitaciones. Puede ser necesario adecuar algunos aspectos del puesto de trabajo por evitar sobrecarga o actividades muy prolongadas. No suele precisar bajas laborales.

En el grado II,

la fatiga ya se hace persistente. Está presente en todo momento y, ocasionalmente, puede ser intensa. Afecta de manera constante a todas las esferas de actividad global de la persona, que se ven reducidas en más del 50%. Aquí se hace necesario reducir la carga laboral. También las otras actividades intensas de tipo doméstico, personal o lúdico del enfermo. Puede requerir bajas laborales transitorias. En algunos casos puede requerir cambio del puesto de trabajo o reducción de la jornada laboral. A nivel doméstico, puede ser necesaria ayuda para tareas intensas como la limpieza.

En el grado III,

la fatiga es intensa en todo momento. No permite hacer ningún tipo de actividad mínimamente intensa ni continuada y afecta todas las esferas de la persona (laboral, doméstica, ocio). El enfermo no puede hacer ni el 20% de la actividad total previa a la enfermedad.
No es compatible con una actividad laboral regular. Sólo se pueden hacer leves actividades en periodos cortos (habitualmente menos de 30 minutos seguidos).

El grado IV

no suele ser una situación fija o permanente. Son periodos de incremento de la actividad de la enfermedad.El enfermo no tolera hacer ni tan solo mínimos esfuerzos y suele estar en la cama o en el sofá la mayor parte del día. Incluso precisa ayuda para hacer sus curas personales y pierde parcialmente la autonomía. En esta fase puede haber incluso una situación de dependencia.Necesitando el enfermo la ayuda de otras personas. Suele coincidir con brotes de agudización de la enfermedad.

En algunos casos (menos del 1% de los enfermos) se han descrito periodos prolongados de grado IV, de muy difícil manejo médico.
Es importante saber que un enfermo puede tener diferentes momentos evolutivos de la enfermedad, con grado oscilante de afectación por fatiga. Es decir, un grado funcional no tiene porque ser fijo, sino que habitualmente es oscilante en una escala de más/menos un grado arriba o abajo.

En el caso de la valoración funcional de la fibromialgia, el documento de consenso para esta enfermedad en Catalunya (2002), fijó también 3 grados diferentes de afectación vital:

GRADO 1: AFECTACIÓN VITAL LEVE. Escaleras de valoración clínica con puntuaciones inferiores al 50%. Sin interferencia con la función o el trabajo.
GRADO II. AFECTACIÓN VITAL MODERADA. Escaleras de valoración clínica entre un 50 y 75%. Interferencia con la función o el trabajo (pérdida parcial de actividad).
GRADO III: AFECTACIÓN VITAL GRAVE. Escaleras de valoración clínica superiores al 75% y marcada interferencia con la función o el trabajo (imposibilidad para realizar trabajo o situación de baja laboral por enfermedad).

Un apunte semántico importante: en la valoración funcional no se debe emplear el adjetivo “SEVERO”, puesto que no supone una connotación de intensidad, sino de carácter. Por ejemplo, un padre puede ser severo en la educación de sus hijos, pero una enfermedad no es severa, es leve, moderada o intensa. El adjetivo inglés “severe” en la mayor parte de casos se puede traducir por “grave”.

Otras esferas de afectación:

Aparte de la valoración estricta de la fatiga y del dolor, hace falta tener también en cuenta las otras esferas de afectación que esta enfermedad revoca. Estas esferas se pueden medir con pruebas o cuestionarios específicos. Se deben utilizar cuando sea relevando alguno de estos aspectos respecto al impacto de la enfermedad:

RRAngustia (STAI)
RRDepresión (HAM-D)
RRActividades de vida cotidiana
RRTrastornos del sueño (Stanford Sleepiness Scale, Polisomnografia)
RRSíntomas cognitivos (memoria, atención, concentración) (WAISS-III)
RRPsicopatología general
RRDisfunción vegetativa (hipotensión, distermia, inestabilidad motora) (test de basculación, intervalo R-R)
RRSensibilidad química y ambiental (QEESI)

EL RESULTADO FINAL

de la valoración funcional sería la suma de todos estos factores.Teniendo en cuenta también una valoración multicomponente que incluya aspectos de:

RRGrado de actividad y afectación de la enfermedad
RREdad y circunstancias personales del enfermo
RRPresencia de síntomas concomitantes
RRLimitaciones psicofísicas
RRRespuesta al tratamiento
RRGrado de adaptación del enfermo a la situación de enfermedad crónica
RRSituación familiar y social.
Disfunciones familiares y grado de apoyo a la enfermedad
RRSituación socioeconómica
RRExigencias ocupacionales en el trabajo. Posibilidad de readaptación laboral

Finalmente, se debe tener en cuenta que la valoración funcional es una tarea médica, que sirve para el control clínico del enfermo y que no tiene necesariamente una traducción directa en el reconocimiento administrativo o judicial de un determinado grado de invalidez o de minusvalidez. Este punto ha generado a menudo confusión.

Consideramos que se tendría que entender que la tarea médica se limita a nivel clínico al diagnóstico, tratamiento y también a hacer una valoración funcional.Con fines de pronóstico evolutivo de la enfermedad. Aparte quedarían otras actuaciones médicas específicas. Como la valoración de la adecuación del puesto de trabajo por el médico de empresa: la posibilidad de cualquier facultativo de actuar en funciones de peritaje y la valoración del médico forense como asesor médico judicial.
Esperamos que en el futuro, si podemos disponer de marcadores más objetivos de la enfermedad, la valoración funcional se pueda hacer de una manera más precisa que actualmente.